Archives 23/10/2020 | Bicicletas eléctricas Barcelona

¿Merece la pena comprar un patinete eléctrico de segunda mano?

comprar un patinete eléctrico de segunda mano

Comprar un patinete eléctrico de segunda mano es muy parecido a adquirir un coche usado. Debes preguntarte por qué el propietario quiere deshacerse del vehículo, comprobar que sus componentes funcionen correctamente, y tener en cuenta que la calidad nunca será la misma que la de un modelo nuevo.

Es una opción a plantearnos dependiendo de las condiciones en las que vayamos a utilizarlo, la frecuencia y su finalidad. Y por supuesto, también de las económicas. Habrá que considerar si la diferencia de precio entre un patinete eléctrico nuevo y otro de segunda mano es suficientemente importante como para no tener en cuenta el resto de circunstancias que mencionamos.

Abordamos el tema en más profundidad a continuación 😉.

Pros y contras de comprar un patinete eléctrico de segunda mano

A pesar de que un scooter eléctrico usado jamás ofrecerá las mismas prestaciones que uno nuevo, no podemos ignorar el hecho que adquirir un patinete eléctrico de segunda mano también puede ofrecer múltiples ventajas.

Eso sí,  a la hora de hacer una elección es necesario ser muy cuidadoso para que nuestra decisión no se traduzca en pérdida de tiempo y dinero.

A continuación vamos a explicar los pros y contras de comprar un patinete eléctrico de segunda mano para dar nuestro veredicto final sobre cuál es la mejor opción. Veamos.

Pros de adquirir un scooter eléctrico usado

Mayor rentabilidad

El principal beneficio de hacerte con un modelo de segunda mano es que podrás ahorrar dinero e invertirlo en otros accesorios como cascos, rodilleras, etc. Aunque también tendrás la posibilidad de adquirir un patinete eléctrico Premiun a un costo mucho menor.

¿Qué significa esto? Que si deseas estrenarte en el mundo de los scooters podrás practicar algún deporte sin necesidad de realizar una gran inversión, y descubrir qué especificaciones y características necesitarás para disfrutar al máxima de la actividad deportiva.

Actualización a tu antojo

Tendrás  la oportunidad de encontrar un patinete a buen precio para repararlo y actualizarlo sin tener que gastar mucho dinero. Sí, comprar un patinete eléctrico de segunda mano es una buena opción, ya que a pesar de las reparaciones y modificaciones, la inversión final puede ser menor que cuando adquieres un vehículo nuevo.

tienda patinetes electricos Barcelona

Además, podrás personalizar este vehículo de movilidad personal (VMP) a la medida de tus gustos o necesidades.

Desarrollo de capacidades técnicas

¿Eres de los que les encanta experimentar y desarrollar los scooter en términos técnicos? Adquirir un patinete de segunda mano representa una oportunidad para potenciar tus prestaciones, ya sea reemplazando los asientos, la batería, la correa del motor, etc. Todo está al alcance de tu imaginación.

De hecho, si te sientes atraído por esta afición, existen bastantes tutoriales en YouTube que pueden enseñarte a personalizar tu VMP. Claro está, la clave radica en encontrar el vídeo correcto donde se explique todo a detalle respecto al modelo concreto de patinete que tenemos. 

Contras de adquirir un patinete eléctrico de segunda mano

Proveedores de poca confianza

La decisión de optar por un patinete eléctrico de segunda mano implica ciertos riesgos. Uno de ellos puede ser encontrarte con revendedores poco fiables y que no tengan una reputación a sus espaldas, de modo que no se puede estar seguro de la calidad del vehículo de movilidad personal.

Por ello, atrévete a preguntarle al proveedor por qué tomó la decisión de vender  el patinete. Muchas veces sucede que la gente oferta sus scooters porque ya no funcionan adecuadamente.

Es importante asegurarte de que vas a comprarle a un vendedor honesto y con buenos principios. Busca su reputación en la web y lee las opiniones que han emitido otros usuarios sobre los productos que esta persona ha puesto en venta.

Calidad inferior

Esta es la desventaja más evidente de comprar un patinete eléctrico de segunda mano. No importa que esté bien cuidado, un vehículo nuevo siempre va a estar en mejores condiciones que un modelo usado.  

Por un lado, no existe garantía de que su propietario le haya realizado el mantenimiento correcto; por el otro, es posible que al poco tiempo debas realizarle algunas reparaciones o actualizaciones por presentar ciertos desperfectos

Esto último afectará tu bolsillo y podría salirte más caro de lo que pensabas. Si esto llega a suceder, lo lamentarás y pensarás que hubiese sido mejor adquirir un modelo nuevo.

Problemas de seguridad

Siempre y cuando el vendedor sea honesto, la seguridad no será un problema. Pero ¿si ocurre lo contrario? Hay quienes publican fotos falsas y escriben mentiras en las descripciones con el objetivo de salir de un producto defectuoso.

Nuestro consejo es que pruebes el patinete eléctrico de segunda mano antes de concretar la compra. Ahora, en caso de que seas alguien sin excesiva experiencia en este tipo de transacciones, pídele a alguien de tu confianza que pruebe el vehículo por ti.  Realizar este paso es fundamental porque podrás determinar si el precio del scooter es menor de lo que se está vendiendo. 

Baterías menos potentes

La batería es considerada uno de los componentes de mayor importancia de un patinete eléctrico. Si esta parte del patinete está deteriorada o presenta algún fallo, puedes tener la seguridad de que el vehículo no ofrecerá un rendimiento óptimo.

Además, es probable que en poco tiempo la batería reduzca su potencia y te verás en la obligación de reemplazarla.

Por lo general,  estos  vehículos de movilidad personal requieren un cambio de batería cada tres años. Así que, ya puedes imaginar lo qué sucederá al comprar un patinete eléctrico de segunda mano. Seguramente tendrás una batería que no esté funcionando bien, algo que se traducirá en:  

  • Velocidad máxima reducida
  • Menor duración de la batería en cada paseo
  • Menor capacidad de inclinación

En caso de que te decantes por un modelo usado, recomendamos que escojas un patinete que tenga menos de tres años de vida o que al menos le hayan reemplazado la batería.

Opciones limitadas

La falta de opciones disponibles es otro punto desfavorable de querer hacerte con un VMP de segunda mano. No obstante, en lugar de basar tu búsqueda en ciertas especificaciones y características, lo más seguro es que debas limitarte a seleccionar los modelos disponibles en sitios de reventa como eBay, por ejemplo.

Por otra parte, los fabricantes de patinetes eléctricos suelen lanzar modelos actualizados  con características y especificaciones nuevas. Por lo que al comprar un scooter usado, posiblemente tendrás que esperar algunos años para sacarle partido a estas actualizaciones.

Conclusiones

Como verás, comprar un patinete eléctrico de segunda mano sí tiene sus beneficios, pero los contras son más numerosos. Por esta razón, adquirir un modelo nuevo siempre será la mejor decisión.

Es verdad, los scooters usados son una oportunidad para ahorrar dinero, pero tendrás que estar dispuesto a sacrificar la calidad en cambio de hacerte con un vehículo más barato.  

Ahora, ¿qué pasa si tienes un presupuesto limitado e igualmente quieres adquirir un patinete de calidad? Lo más sabio es que busques un modelo antiguo diseñado por un fabricante de alta gama.

Si este es tu caso, te tenemos buenas noticias. En Battery Things ponemos a tu alcance una amplia gama de patinetes eléctricos que se ajustan a todos los gustos y presupuestos.

Estamos a vuestra disposición vía tienda física, web, teléfono e email. ¡Os esperamos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies